sábado, marzo 29, 2008

Los muertos y las muertas en La Fábrica del Humor

Anuncio de la exposición en la fachada de la Universidad de Alcalá

El día 27 de marzo se inauguró la exposición Los muertos y las muertas en la Fábrica del humor, en Alcalá de Henares. La muestra, organizada por el Programa de Humor Gráfico de la Fundación Universidad de Alcalá, permanecerá hasta el próximo 11 de mayo, de martes a domingo.

La Fábrica del Humor, en la Calle Nueva de Alcalá
Presentó el acto Juan García Cerrada, director del programa de Humor Gráfico y coordinador y responsable de la exposición, cuyo montaje corrió a cargo de José Lorenzo. Gladys Dalmau, nuera de Ramón, llegada expresamente de Buenos Aires, recordó con emoción la figura del escritor, recordando los últimos años que pasó a su lado. Gladys dio su bendición porteña a la muestra y expresó su deseo de que Ramón fuera mejor estudiado y editado y más leído, tanto en España como en Hispanoamérica. Tras la intervención del dibujante, cerró el acto Arsenio Lope Huerta, Director de la Fundación General. También asistieron, entre otros, el poeta Pedro Atienza, director del área de cultura de la Fundación, así como concejales del ayuntamiento de Alcalá.


Entrada de la Fábrica del Humor
A la inauguración acudieron los grandes humoristas que viven en Alcalá: Malagón, Marisa Babiano, Nani y Turcios, así como la madrileña Angelines. También acudió Juan Carlos Albert, director del Boletín Ramón, cuyo último número puso a disposición entre los asistentes a la muestra.


Este el texto con el que Pedro Atienza abre el catálogo de la exposición:
“Siempre se mueren los demás”, decía jocosamente el maestro Borges. Era cierto. La muerte acaba siendo una mera cuestión estadística, nunca una experiencia personal. Tanto es así, que todos corremos el peligro de “ser el primer inmortal”. Vienen estas digresiones a cuenta de la magnífica exposición que nos convoca en estas páginas, pues no en vano hubiera cambiado el rumbo de la diatriba borgiana.
A Ramón, aún en vida, ya lo inmortalizó su propia obra, escrita a calzón quitado en el más puro estilo birlibirloquesco y ahora, muerto de muertos, lo inmortaliza de nuevo la obra de David Vela, que nos hace ver en imágenes los sueños letrados e intangibles del gran autor de las Greguerías.
El caso es que ambos, Ramón y David, en LOS MUERTOS Y LAS MUERTAS, vienen a quitarnos la cuota de sinrazón que nos queda todavía. En cada uno de los aforismos ramonianos y en cada una de las ilustraciones de Vela nos vela la muerte para hacer posible el aserto de “morirse a pocos”, que –al cabo- no es otra cosa que vivirse a muchos.
Todos los muertos y muertas de este “catálogo póstumo” gozan de una excelente salud. Son muertos en excedencia por mor del talento de quienes los han hechos posibles. Son muertos muy vivos que sueñan desde sus artísticas mortajas en dejarnos como herencia un callado y sereno camposanto jalonado de epitafios pintados en policromados recordatorios de primera comunión.
LOS MUERTOS Y LAS MUERTAS de Gómez de la Serna están en “Vela” para redimirse por no haber muerto nunca. Diga usted que si.

martes, marzo 25, 2008

Los muertos y las muertas en el Boletín Ramón


Ya se ha publicado el número 16 del Boletín Ramón, con la portada dedicada a la exposición de Los muertos y las muertas y una breve reseña de la muestra en el interior.
El Boletín Ramón y la completísima web http://www.ramongomezdelaserna.net son fruto del esfuerzo desinteresado de Juan Carlos Albert, secundado por los argentinos Martín Greco y Carlos García. Es una publicación de gran nivel, que no desmerece en absoluto de la mejor revista académica y que -a diferencia de estas- se brinda generosamente a todo aquel que solicita un ejemplar... aunque también pueden descargarse desde la web todos los números en pdf (véase el indice: en los números 11 y 12 puede leerse lo que escribí sobre Ramón y Bartolozzi).

lunes, marzo 24, 2008

Los muertos y las muertas: Exposición en Alcalá de Henares (2)

El jueves 27 a las 7 de la tarde se inauguró en Alcalá de Henares la exposición Los Muertos y las Muertas.
Este es el texto que, hilvanando citas, preparé para presentar la exposición:

Para consuelo de los hombres ha puesto Dios esa rasgada risa
que queda en la calavera, pero los hombres son tan pedantes
que no quieren admitir esa risa que de los que más se reirá
será de ellos mismos, de los seriecistas, que lograron
que fuese ajena a ellos su propia risa calaveral,
pagando así el que no supieron encontrar su afinidad.
(Los muertos y las muertas y otras fantasmagorías)

“Los muertos y las muertas” es una exposición de cuarenta dibujos que ilustran textos de Ramón Gómez de la Serna sobre el asunto de la muerte. Son en su mayor parte textos escogidos de una de las obras maestras del ramonismo, Los muertos y las muertas y otras fantasmagorías, aunque también incluye una docena de greguerías tomadas de otros libros y antologías.

Estas cuarenta ilustraciones intentan ofrecer una breve muestra de las infinitas variaciones que Ramón plantea en torno al concepto de la muerte, a lugares, objetos y sujetos de la muerte: los cementerios, nichos y ataúdes, las lápidas y los epitafios, los cráneos y las calaveras, los esqueletos y los osarios, los muertos y las muertas. La exposición pretende ser una invitación a la lectura de un libro que, como afirmaba Pedro Salinas, contiene “algunas de las páginas mejores que ha escrito Ramón”,

Humor y muerte. En su ensayo “Gravedad e importancia del humorismo”, al reflexionar sobre el humor español, apuntaba Ramón: “El humorismo español está dedicado a pasar el trago de la muerte, y de paso para atravesar mejor el trago de la vida” (…) “El mayor reactivo de la vida, lo que la ataca en lo entrañable es este contraste entre la risa y el llanto, entre la vida y la muerte” (...) “El humorismo debe ser esa explosión de realidad inevitable que surge en las fiestas y en los funerales, como comentario definitivo del vivir, como preparando al mundo para bien morir”. Y es Los muertos y las muertas el libro en el que Ramón se aplica con mayor empeño en ese comentario, acompañado por la sombra de Quevedo, con el que parece dialogar en cada una de sus páginas, en mil variaciones de ingenio admirable.

Los objetos y la muerte. La lectura de Los muertos y las muertas, corrobora la observación de José-Carlos Mainer cuando escribe: “por mucho que hable de humor, la esencia de Ramón es la desazón”. Desazón con mayúsculas ante la muerte, que convierte al hombre en un objeto más de ese Rastro gigantesco que es el mundo. Un objeto que –como aquella otra multitud de cosas de las que hace inventario en sus páginas– parece haber perdido su significado en el mundo moderno que da la espalda a la muerte, que pretende ocultar al muerto.

Para Pedro Salinas Los muertos y las muertas ilumina una de las claves del ramonismo: “La afición de Ramón a tantas y tantas cosas que parecen muertas, definitivamente terminadas, ese juego con las cosas que ya no existen, revelaba en sus fondos un formidable deseo de vitalidad y existencia. Era expresivo de la constante tragedia de agregación y desagregación por que pasan en el mundo seres y cosas, de esa lucha entre la vida y la muerte que Ramón Gómez de la Serna ha tratado ahora con visión más amplia y con más grave alegría que nunca”.

Tal vez fue César González Ruano quien –precisamente en la hora de la muerte del escritor–descubrió el secreto de esa obsesiva presencia de la muerte en la obra de Ramón: “Ramón estaba muerto hace mucho tiempo. Sólo un muerto puede entender tan estremecedoramente la vida”. “Ramón rondaba la muerte bastante antes de lanzar su Automoribundia. Tenía miedo al dolor, como los niños. Pero no al sueño, al que los niños tampoco tienen miedo.”


Textos citados
Ramón Gómez de la Serna, “Gravedad e importancia del humorismo”, Revista de Occidente, 28, (1930) pp. 348-391.
José-Carlos Mainer, “Ramón. La literatura como vida”, Turia, 41, Junio 1997, pp. 111-119.
Pedro Salinas, “Escorzo de Ramón”, en Ramón en Cuatro Entregas, Museo Municipal-Ayuntamiento de Madrid, 1980, vol. 3, p. 33-37.
César González Ruano, “Ramón del alma mía”, en Ramón en Cuatro Entregas, Museo Municipal-Ayuntamiento de Madrid, 1980, vol. 4, 47-49.
Los textos citados en la exposición proceden de:
Ramón Gómez de la Serna, Los muertos y las muertas, Madrid, Espasa-Calpe, 1961
Ramón Gómez de la Serna, Greguerías. Selección 1910-1960, Espasa-Calpe, Madrid, Espasa-Calpe, 1990.

jueves, marzo 20, 2008

Alfabeto de la muerte

























Los muertos y las muertas: Exposición en Alcalá de Henares

El próximo jueves 27 de marzo se inaugura en Alcalá de Henares mi exposición "Los muertos y las muertas. Greguerías de Ramón Gómez de la Serna sobre la muerte". Se trata de una colección de cuarenta y tres gouaches que ilustran otros tantos textos seleccionados, y que reflejan la obsesión de Ramón por el tema de la muerte, genialmente plasmada en su extraordinario libro Los muertos y las muertas y otras fantasmagorías.
Organizada por el Programa de Humor Gráfico de la Fundación Universidad de Alcalá, la muestra permanecerá hasta el 11 de mayo en la sala que la Fundación posee en la Calle Nueva, 4 (junto a la C/Mayor y muy cerca de la casa de Cervantes). El horario, de martes a domingo, es de 12 h a 14 h y de 17 h a 20 h. La Fundación prepara una instalación muy cuidada y ha editado un tríptico sobre la exposición y un magnífico catálogo a color.

En los próximos días ampliaré la información sobre la inauguración, a la que tendrá la gentileza de asistir -llegada desde Argentina- Gladys Dalmau, nuera de Ramón.
El próximo número del Boletín Ramón, dirigido por Juan Carlos Albert, incluirá también una reseña sobre la exposición, a la que dedica su portada.

lunes, marzo 03, 2008

La prisión

Este es el dibujo original que luego utilicé modificado para el cartel de la Feria del Libro de 2002. Ejemplo de reciclaje ecológico. Aquí el asunto era más oscuro, y sutilimente cambié las escenas de tortura por lectores y bibliotecas. Pero eso sólo lo sabía el propietario del cuadro.