lunes, agosto 24, 2009

Receta del "Gato asado"

El libro de Guisados de Ruperto de Nola (1529)



"Gracias a Quevedo y a Lope, quedan situados los gatos madrileños en la poesía, pero nos quedan los gatos en la cazuela y en la vida
Cocineros gananciosos –que seguramente nunca fueron de Madrid
los adoban a veces como conejos o cabritos; y sabido es que un cocinero aragonés, que no ocultó su nombre: Ruperto de Nela, se los guisaba al rey Fernando I de Nápoles, que hizo de ese plato su manjar favorito.
Hasta dio la receta en su célebre libro de cocina con toda avilantez: “El gato que esté gordo tomarás, mejor si es montesino o del vecindario, porque parece crueldad el de casa. Y degollarlo has, y después de muerto cortarle la cabeza y echarla a mal, porque no es para comer, que se dice que comiendo los sesos del gato pierde los suyos o juicios el que los come”, etc., etc., pues la receta es larga y si la doy nos íbamos a desayunar con gato al fin y al cabo.

Costumbre posadera que el mismo Quevedo denunció, como hemos visto, por boca de uno de sus micifuces o morrongos de su Cabildo. Para la desconfianza a que nos den gato por liebre no bastaba con decir “”¡Zape!”, exclamación breve y que puede ser desoída, sino que hay que saber la propia abracadabra que se necesita.
Lo litúrgico es ponerse en pie frente a la cazuela y, con aire pontifical, exclamar:

Si eres cabrito

manténte frito,
y si eres gato
salta del plato.

La prueba, como se ve, tiene algo de contrabrujería.
En el viejo Café de Fornos, de Madrid, el antiguo dueño quiso dar una broma a unos amigos que habían dicho que a ellos no se la pegarían nunca dándoles, gato por liebre.
La cena fue abundante y ricamente regada con vinos viejos; pero cuando ya estaban en los puros y en el café con copa, el dueño mandó llamar al cocinero, y este trajo, clavadas en una tabla, cuatro hermosas cabezas de gato, restos del guiso que habían alabado tanto."

(Ramón Gómez de la Serna)


Receta completa del guiso de gato

La gata Morgana horrorizada

5 comentarios:

Vanessita dijo...

HAY NO SE TE OCURRA COCINAR A TUGATITA POR FAVOR
ENORABUENA POR TU BLOG

david dijo...

Tranquila, que sólo están tiernos los cachorrillos de gato, y mi gata ya es mayor

Jassius dijo...

¡Uy! ¿De donde sacaste esas hojas escaneadas? ¡Pues iba yo loco hace tiempo buscando las páginas del Llibre de Coch coorespondientes a esta receta!

Gracias ;)

david dijo...

Ahora no recuerdo el enlace. Haz una búsqueda en google de "Libro de guisados Ruperto Nola.pdf" y supongo que te saldrá. Son unos 60 megas la descarga

jassius dijo...

Pues sí, Ahora si que sale. Lo busqué hará un par de años, y sólo había ediciones modernas que al ser comerciales, pues páginas sueltas.

Agradecido. Los libros antiguos siempre son interesantes. Y cuando dan prueba del uso de ingredientes que digamos han caido bastante en desuso hoy en día, dan pie a conversaciones de sobremesa interesantes.